Análisis

Planes de pensiones

¿Estamos preparándonos para el futuro?

Por: Gabriela Navarrete, Gerente Human Capital

A los que se acercan a la edad jubilatoria, los reconforta pensar en tener un respaldo económico, pero a los colaboradores que aún tienen por delante muchos años más laborables ¿Se animan a pensar en ahorrar?

Según una investigación sobre las pensiones jubilares que se realizó a más de 40 compañías de los diferentes sectores económicos, el 100% de la muestra indicó regirse por lo estipulado en el código de trabajo, sin embargo, un 12% de las compañías presentaron beneficios monetarios adicionales para colaboradores que cumplan con condiciones extras (se trata de cumplir con cierto número de años en la compañía). Además, el 21% de la muestra indicó que asisten directamente a los colaboradores en edad de retiro con asesoramiento provisional, reuniones anuales informativas sobre el proceso de jubilación, planes de salud por un tiempo establecido, todo esto como parte de una política interna.

 

Mapeo de los Colaboradores

¿Cómo está la población jubilar en las compañías participantes?

ANTIGÜEDAD

SECTOR

PORCENTAJE

Entre 20 y 24 años

Comercial

1,85%

Industrial

0,71%

Servicios

4%

Mayor a 25 años

Comercial

0,56%

Industrial

0,25%

Servicios

2%

Mayormente el sector financiero, que participó en esta investigación, concentra una población próxima a la edad jubilar. Algunas empresas, sobre todo las más grandes, están trabajando en planes de sensibilización en este sentido sin que afecte su desarrollo laboral.

 

Es interesante resaltar que no existe una práctica para ahorrar en Ecuador. Menos del 18% de las empresas encuestadas indicaron que contaban con un plan de pensiones voluntario a partir de los aportes mensuales del empleado que va desde los $10 hasta $20 y la empresa no tiene aportación alguna en el tema. El dinero queda invertido y se van sumando los aportes y contribuciones hasta que la persona puede cobrar su beneficio; dependiendo del diseño de cada plan, suele cobrarse la pensión una vez que el empleado es desvinculado, ya sea por jubilación, despido, renuncia, fallecimiento o invalidez.

 

¿Por qué ahorrar?

Son varias las razones por los cuales tanto los empleadores como los empleados se podrían ver atraídos en este tema. Por un lado, la incertidumbre en relación a la seguridad social en cuanto a reservas positivas del Fondo de Pensiones; esto debería llevar a que las empresas se preocupen por el futuro de sus colaboradores el mayor motivo para revisar estos planes es la necesidad de implementar mecanismos de retención. Esto hace que las empresas inviertan en mejores prácticas compensatorias para sus empleados y ofrezcan un programa que estimule el ahorro y sobre todo que el involucramiento sea de ambas partes tanto en montos y aportes.

 

Propuestas atractivas

Estos sistemas son entendidos como una forma de ahorro a mediano y largo plazo, al fin y al cabo, son herramientas que sirven para ayudar a complementar la jubilación. No obstante, las nuevas generaciones no están dispuestas a sostener compromisos a largo plazo con las compañías, más bien están pendientes de los beneficios que recibirían en lo inmediato; entonces ¿Que deben hacer las empresas para hacer atractivo este esquema? ¿Se debe flexibilizar las propuestas de “ahorro” para responder a estos grupos?

Los especialistas en recursos humanos especialmente de la Banca y que participaron de esta encuesta manifestaron que los millennials si tienen dentro de sus intereses temas relacionados con el ahorro, es por esto que el desafío de las compañías será aumentar la valoración de este beneficio para que sea una efectiva herramienta de retención para todas las generaciones.

 

 

¿Le pareció útil este contenido?