Análisis

Consejeros independientes en las empresas familiares y privadas

Boletín de Gobierno Corporativo

Los consejeros independientes en las empresas familiares

El proceso de globalización que ha experimentado la economía mundial especialmente en los mercados financieros, así como la presencia de inversionistas internacionales en el capital de las compañías, ha exigido la adopción de sanas prácticas de negocio que permitan mejorar la toma de decisiones dentro de las empresas.

Desde 1992, año en que se publicó “The Cadbury Report” en el Reino Unido, han sido numerosos los países que se sumaron a la iniciativa de dicho reporte, emitiendo sus propios códigos de gobierno corporativo. Lo anterior con el objetivo de hacer efectivos los principios de rendición de cuentas, equidad, transparencia y responsabilidad corporativa.

Consejeros independientes en empresas familiares

Usualmente los Consejos de Administración de las empresas familiares son representados en la práctica por una sola figura que es prácticamente el presidente de dicho órgano y además director general, quien se encarga tanto de la estrategia como de la administración y operación en dichas sociedades. Como consecuencia, las funciones de dichos órganos son muchas veces traslapadas con actividades de la operación o parcialmente atendidas, debido a las demandas de trabajo y responsabilidad que deben atender sus líderes.

Retos de los consejeros independientes en las empresas familiares

Una vez valorado el rol, características y responsabilidades que los consejeros independientes poseen dentro del Consejo de Administración, es importante comprender que existen retos a los que se enfrentan dichos consejeros en las empresas familiares, pues se debe considerar que son personas totalmente ajenas a la operación del negocio que deben cumplir con el perfil profesional requerido y al mismo tiempo estar comprometidos con los accionistas para generar valor en las reuniones.

Los consejeros independientes pueden ser un recurso valioso para las empresas privadas

Los empresarios son típicamente tajantes en sus decisiones y no les es particularmente atractiva la idea de tener que contestar a cuestionamientos similares de los consejeros independientes, sobre las decisiones que toman para sus negocios.

Asimismo, tienen la creencia de que el costo, el tiempo y el esfuerzo que se invierte para una sesión de Consejo, podrían ser mejor utilizado dentro de su organización.

¿Le pareció útil este contenido?