Análisis

De la experiencia profesional a la experiencia humana

Devolverle el sentido al trabajo 

Muchas organizaciones están invirtiendo en programas para mejorar la vida en el trabajo, centradas en la experiencia del día a día de los empleados. Pese a que hay mucho margen de mejora en lo que se refiere al equilibrio entre el trabajo y la vida personal, las investigaciones apuntan a que el factor más relevante para un empleado es el trabajo en sí: hacer que sea significativo y promover en las personas un sentimiento de pertenencia, de confianza y de relación.

La clave para generar una relación duradera, social por naturaleza, y crear significado, es que la experiencia de trabajo esté centrada en el individuo. Esto supone incorporar todas las necesidades psicológicas para que la persona desempeñe bien su trabajo.

Para ello, es necesario reformular y elevar la experiencia del trabajador a lo que hemos denominado como “experiencia humana”. La experiencia humana se construye sobre la experiencia del trabajador, pero va más allá de los procesos de trabajo para centrarse en el significado del propio trabajo, aspirando a animar a los empleados a marcar una diferencia que importe y que les motive a seguir haciendo las cosas mejor.

Tendencias de Capital Humano 2019
¿Le pareció útil este contenido?