Análisis

Las empresas ecuatorianas retornan a sus actividades

¿Cómo lo están haciendo?

Deloitte Consulting presenta los resultados de este estudio, cuya finalidad fue identificar las principales estrategias que han adoptado las empresas en la gestión de talento humano en esta etapa de retorno a las actividades, conocer la aplicación de los acuerdos y reformas laborales, y medir cambios en la estructura organizacional, compensaciones y beneficios.

Entre el 21 de agosto y el 15 de septiembre, se recopilaron las respuestas de 108 empresas que revelan las estrategias establecidas para el retorno de actividades en busca de la reactivación económica.

Respecto a las políticas adoptadas, las empresas mencionaron que:

El 31% se acogió, o piensa hacerlo, a la disposición de contrato especial emergente. De estas, la duración del contrato será de 1 año para el 64%, de 2 años para el 21% y de menos de 1 año para el 15%.

Respecto a, si la empresa se está acogiendo o piensa acogerse a la suspensión emergente de la jornada de trabajo, el 29% indicó que sí. Entre los criterios para aplicar las medidas están: personal vulnerable con 39%, imposibilidad de teletrabajo, 35%, cierre de operaciones, 13% y otros, 13%.

Frente a la reducción emergente de la jornada de trabajo, 31% de las empresas dijo haberse acogido. Entre los criterios aplicados están: disposición para toda la empresa 18%, iliquidez 24%, baja carga laboral 37%, y otros 21%. En consecuencia, también hay una reducción salarial por nivel: Alta dirección (en promedio) 23%, gerencias 23%, jefaturas 18%, analistas 25%, asistentes /operativos 26% y todos 24%.

En cuanto a la modificación emergente de la jornada de trabajo, 14% de empresas indicaron que se están acogiendo o piensan acogerse a ella. La duración de este contrato será de: 6 meses para el 20%, 1 año para el 40%, 2 años para el 7% y hasta que termine el 2020 para el 33%. Con relación a la jornada actual y anterior, el 53% redujo 2 horas diarias; el 7%, 4 horas diarias y el 40% ha modificado los días de trabajo, sin alterar la jornada e incluido fines de semana.

La mayoría de las empresas, 93%, indicaron que no se están acogiendo, ni piensan hacerlo, a los contratos por obra o servicio determinado. Las que sí lo hicieron, 7%, han establecido un periodo de pago de estos contratos mensual (88%) y quincenal (12%).

Hablando de los periodos de descanso, el 59% dijo que su empresa se está acogiendo a la notificación unilateral de vacaciones. El 38% se acogió al adelanto de vacaciones correspondientes al periodo 2020, el 27% adelanto de vacaciones del periodo 2021, el 6% adelanto de vacaciones del periodo 2022 y el 25% a los días de antigüedad o vacaciones acumuladas.

Con relación a sus estructuras, las empresas consultadas indicaron que:

En diciembre de 2019 vs. su nómina actual, el 19% aumentó la cantidad de empleados, el 10% no tuvo cambios y el 71% disminuyó. De este último grupo, el sector que más “bajas” sufrió fue el de servicios (46%).

Debido a la situación actual, el 67% de empresas se vieron obligadas a realizar cambios en su estructura organizacional. De estas, el 86% disminuyó su estructura y los principales cambios se dieron en el área administrativa, 19% en la comercial, 13% en las operativas, 6% en producción y 32% en todas las áreas. El restante, 14%, aumentó su estructura en áreas administrativas, operaciones y producción. Entre las razones para este aumento, se indicaron: cargos nuevos, expansión del negocio y crecimiento de la organización.

Durante la investigación, se pidió a las empresas que indiquen el porcentaje de acuerdo con el número de colaboradores según aplique la modalidad de trabajo acogida. El 87% indicó que se encuentran en trabajo presencial, siendo el área administrativa (23%) la que más colaboradores en esta modalidad tiene. En trabajo semipresencial se encuentra el 42% de empresas, también es el área administrativa la que concentra más colaboradores trabajando de esta manera (76%). Finalmente, 81% se encuentra en teletrabajo, siendo nuevamente el área administrativa quien ocupa el mayor porcentaje (67%).

Se consultó también sobre compensaciones y beneficios, ¿qué cambios se han suscitado?

El 42% indicó que sí se han modificado en lo que respecta a:

  • Bonos anuales: El 50% eliminó este beneficio, el 29% cambió los indicadores, el 14% disminuyó el valor y el 7% difirió el pago. Estos cambios se dieron mayoritariamente (43%) a nivel ejecutivo.
  • Subsidios: 50% lo eliminó, 37% redujo y 13% creó nuevos subsidios. Estas modificaciones se aplicaron al 100% de las áreas.
  • Comisiones: ¿Cuál fue la modificación? Disminución de metas, el 26%, modificación de políticas 53%, incentivo adicional 7%, se asegura monto fijo 11% y se eliminaron 5%. Esto se aplicó en el área comercial 74%, en cobranzas 9% y en otras áreas 17%.
  • Bonos mensuales: El 60% decidió que no se pagan y el 40% los disminuyó. Estos cambios se dieron en todas las áreas con un 50%, en el área comercial 25%, operaciones 10% y otras 15%.
  • Horas extras: No se pagan 76%, disminuyeron 18% y aumentaron 6%. Las modificaciones se aplican en todas las áreas, indicó el 59% y en específicas, el 41%.

En medio de un entorno cambiante y adaptándose a una nueva realidad, el 48% de las empresas planean mantener su misma estrategia de compensaciones en los próximos meses. El 24% considera realizar cambios como disminución de sueldos, no incrementos, reducir o eliminar bonos, comisiones u otros beneficios para sus colaboradores. El 9% está a la espera de cómo evolucione la reactivación económica para tomar decisiones.

Respecto a los beneficios no monetarios, el 57% de empresas ha realizado cambios dependiendo de la modalidad de trabajo.

Para los colaboradores presenciales, el 25% aumentó los beneficios como seguro privado, ayudas en establecimientos educativos, entre otros. El 28% modificó el horario de entrada y salida, brindó bonos de eficiencia, y breaks en las jornadas. El 53% eliminó beneficios, como por ejemplo la bonificación para movilización, servicio de alimentación, eventos y subsidios por antigüedad. Para quienes están en teletrabajo, 31% aumentaron beneficios como planes de internet y telefonía móvil, talleres y capacitaciones y envío de implementos de oficina al hogar. Un 26% modificó beneficios como bono de gasolina para el personal semipresencial, suspensión de entrega de uniformes por este año, entre otros. El 57% eliminó, por ejemplo, el servicio de alimentación, los eventos y bonificación para movilización.

En ambas modalidades de trabajo, las empresas han implementado protocolos de seguridad para cuidar la salud de sus trabajadores.

Finalmente, consultamos si la empresa está otorgando beneficios por desvinculación a los trabajadores. El 20% sí ha otorgado beneficios, entre los principales: el 33% la cobertura de seguro médico hasta 6 meses después de la desvinculación. Un 20% bonos por desempeño y antigüedad. En igual porcentaje, 13%, jubilaciones anticipadas, bonos de desvinculación y outplacement, y un 8% la afiliación voluntaria al IESS por 3 meses.

¿Le pareció útil este contenido?